Nos adaptamos al cambio climático: aseguramos una gestión sostenible del agua

El cambio climático es una realidad a la que debemos prestar la máxima atención. Las inundaciones y los periodos de sequía aumentarán en un futuro próximo, según los estudios científicos más recientes.

Las características del clima mediterráneo con respecto al régimen de lluvias y temperaturas, sumadas a la capacidad limitada de los ríos de las cuencas internas de Cataluña y el aumento progresivo de la demanda de agua, comportan ya un déficit de garantía de suministro que irá en aumento si no se reduce su consumo y se dispone de nuevos recursos.

Por esta razón, el compromiso de Aigües de Barcelona con el desarrollo sostenible se orienta cada vez más hacia el ahorro y la reutilización del agua regenerada en las plantas de depuración, aplicando las tecnologías más innovadoras y eficientes.

Invertimos en proyectos que permitan dar respuesta a periodos de lluvias irregulares y a las reservas limitadas de agua en las cuencas internas. En 2018, se produjeron 2,8 hm3 de agua regenerada destinada a riego agrícola, limpieza de parques y jardines, y usos ambientales. Nos proponemos incrementar este volumen año tras año.

La EDAR del Baix Llobregat dispone de una estación regeneradora de aguas residuales (ERA) que puede producir más de 300 millones de litros de agua regenerada al día, el volumen equivalente a 100 piscinas olímpicas diarias.