Minimizamos nuestro impacto para luchar contra el cambio climático

En Aigües de Barcelona somos conscientes de los efectos ambientales asociados a la gestión del ciclo urbano del agua; también en cuanto al cambio climático. Por esta razón, en Aigües de Barcelona impulsamos iniciativas que contribuyan a minimizar nuestro impacto.

Anualmente, calculamos nuestra huella de carbono y de agua. Esta medida nos ayuda a definir acciones de mejora para contribuir a la lucha contra el cambio climático, reduciendo nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, apostando por energías renovables y reduciendo el consumo de agua, energía y combustibles fósiles. Los cálculos se realizan según la guía de la Oficina Catalana del Cambio Climático (OCCC) y con una herramienta propia, Carboweb, que incluye una metodología específica para el ciclo integral del agua desarrollada por el Centro Tecnológico del Agua (Cetaqua). En el año 2018, se redujo nuestra huella de carbono en un 40,6% —82.093 toneladas de CO2—, superando el objetivo de reducción del 10% marcado en el plan estratégico Aigües 2020.

Iniciativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

›› Movilidad sostenible:

• Flota de 120 vehículos 100% eléctricos, una de las más importantes del área metropolitana de Barcelona.

  • Somos miembros de la plataforma público-privada LIVE.

• Plan de Movilidad Vial y Plan de Desarrollo de Empresa para la sede de Aigües de Barcelona.

• Teletrabajo, que favorece la reducción de emisiones y la conciliación familiar.

›› Compra de energía libre de emisiones. Casi el 100 % de la energía comprada en el ciclo del agua tiene garantía de origen de fuentes renovables.

›› Instalación de placas fotovoltaicas y pérgolas de captación fotovoltaica.

Optimizamos todos los recursos y minimizamos y damos un segundo uso a los residuos —que se convierten en un recurso energético más limpio—, apostando así por una estrategia de economía circular. Reaprovechando los residuos conseguimos reducir el volumen de residuos gestionado y reducir el consumo de recursos no renovables.

Generamos biogás a partir de los lodos de depuradora, apostando por fuentes alternativas que reducen las emisiones de metano. Casi el 10% de la energía consumida proviene de energía renovable generada en nuestras instalaciones.

En 2018 revalorizamos el 89% de los residuos generados en las estaciones depuradoras y el 17% de las arenas que utilizamos en las obras de la calle.