Estructura ética

Código ético de Aigües de Barcelona

El Código Ético de Aigües de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestión del Ciclo Integral del Agua, SA, aprobado por su Consejo de Administración, está dirigido a todos los profesionales de la compañía y establece las bases de comportamiento que deben seguirse en el ejercicio de sus deberes profesionales.

Más información

Compliance Officer

En noviembre de 2016 se creó la figura específica dentro de la estructura global de Aigües de Barcelona del Compliance Officer, un cargo que se configura como órgano unipersonal específico de prevención y cumplimiento, con poderes autónomos de iniciativa y control y funciones orientadas a la supervisión y a velar por la prevención y la minimización de las conductas contrarias a la ética, así como el riesgo de comisión de delitos o incumplimiento normativo penal en el seno de Aigües de Barcelona.

Sus funciones se centran en promover la difusión del código ético y el modelo de prevención de Aigües de Barcelona, y también en establecer y desarrollar las políticas y los procedimientos necesarios con el propósito de impulsar que ambos se apliquen de forma efectiva. Cabe destacar que, en este proceso, se busca la implicación tanto de las personas que integran la compañía, con independencia de su nivel jerárquico, como de aquellas que no forman parte de ella pero que se relacionan con Aigües de Barcelona. Por ello, el Compliance Officer también se encarga de gestionar el canal de denuncias y consultas en el ámbito funcional, planteadas ya sea desde dentro de la compañía como por parte de terceros, incluyendo proveedores, administraciones públicas y clientes, entre otros.

Canal ético

Disponemos de un canal ético que fue creado como mecanismo de comunicación interno y externo para hacer consultas o denunciar cualquier tipo de comportamiento poco ético. Además, disponemos de un protocolo disciplinario en caso de incumplimiento, que complementa el protocolo de investigaciones internas relativas a incumplimientos de las políticas internas, que respeta cinco principios rectores básicos: celeridad, confidencialidad, presunción de inocencia, objetividad y respeto los derechos fundamentales. Durante el 2018, la compliance officer ha recibido 19 comunicaciones, diez consultas vinculadas principalmente con procedimientos de aprobación relacionadas con patrocinios y mecenazgos, ocho consultas y, finalmente, una comunicación relativa a las políticas aplicables a regalos y atenciones emitidas/recibidas. No ha habido ninguna comunicación relativa a supuestos incumplimientos.