La gestión del ciclo integral del agua

En Aigües de Barcelona gestionamos el ciclo del agua basándonos en la excelencia del servicio y la innovación constante, desde el momento de la captación y la potabilización hasta la depuración y su retorno al medio natural. Ahora, además, avanzando en la reutilización del agua depurada para cerrar el ciclo y aumentar el volumen de recursos hídricos disponibles.

Nuestro modelo de gestión público-privada, mediante el cual llevamos esta agua saludable a casi 3 millones de personas del área metropolitana de Barcelona, es una referencia a nivel internacional.


1. Captación

Más de 3 millones de personas en el área metropolitana de Barcelona reciben agua procedente de cuatro fuentes principales de abastecimiento: los ríos Llobregat, Ter y Besós, y, en menor medida, el mar Mediterráneo.


2. Potabilización

El agua que llega a las plantas potabilizadoras (ETAP) que suministran agua potable al área metropolitana de Barcelona (Sant Joan Despí, Central Besós, El Papiol, La Llagosta y la doble planta de les Estrelles), tiene una composición química muy variable y debe ser tratada con técnicas sofisticadas.


3. Transporte y almacenamiento

Una vez potabilizada, distribuimos el agua en la cantidad necesaria para que la recibas con suficiente presión las 24 horas del día, los 365 días al año. El transporte se realiza mediante una extensa red de distribución y centrales de bombeo. Para el almacenamiento, usamos grandes depósitos situados en distintos puntos elevados repartidos por el territorio.


4. Distribución inteligente

Para optimizar la distribución del agua disponemos del Centro de Control Operativo, que funciona de manera ininterrumpida los 365 días del año. El control de calidad se lleva a cabo en todas las etapas del ciclo del agua, desde la captación hasta el momento de servirla en el hogar con total garantía sanitaria.

 

5. Consumo

Independientemente del origen o proceso aplicado, el agua que recibes en casa supera con mucho la normativa sanitaria más estricta establecida por la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y las autoridades sanitarias del país.


6. Alcantarillado

El agua residual procedente de los miles de puntos de consumo va a parar a la red de alcantarillado, donde también se recogen las aguas pluviales. Esta red conduce el agua hasta las estaciones depuradoras.


7. Depuración

Consiste en eliminar las impurezas y residuos del agua usada. Es el paso previo a retornarla al medio natural o destinarla a usos secundarios.


8. Reutilización o retorno al medio natural

Consiste en dar al agua depurada otros usos secundarios, como el riego de jardines, la limpieza de la vía pública o la alimentación de fuentes ornamentales. Dichos usos no requieren la misma calidad del agua potable, para el consumo humano. El agua depurada que no se reutiliza retorna al río o al mar mediante conducciones especiales o emisarios submarinos, intentando alterar lo menos posible los sistemas naturales.