La normativa sobre calidad

La calidad de las aguas de consumo está regulada en todos los países de la UE por una misma normativa comunitaria, la Directiva 98/83 / CE.

Esta directiva se encuentra transpuesta en España en forma de Real Decreto, el RD 140/2003. Estas disposiciones legales siguen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como los últimos conocimientos técnicos y científicos, con el objetivo de garantizar la distribución de aguas sanitariamente seguras y de proteger la salud de los ciudadanos. Estas exigencias legales hacen que el agua de consumo sea el producto alimenticio más controlado del Mundo: en Aigües de Barcelona, tomamos miles de muestras anuales y las sometemos a un elevado número de ensayos analíticos para asegurar que el agua suministrada a lo largo de todo nuestro sistema es totalmente segura para beber en cualquier momento.

La normativa establece requisitos de calidad para un total de 53 parámetros, algunos de los cuales corresponden a la vez a varios compuestos; estos parámetros son analizados para determinar la calidad microbiológica, físico-química y organoléptica del agua de consumo.

Los requerimientos de calidad de los compuestos regulados están fijados en la normativa vigente para proteger la salud pública y, además del control llevado a cabo por las empresas distribuidoras de agua, las autoridades sanitarias locales y autonómicas velan por su cumplimiento.