Ciclo urbano del agua

En casa, en el comercio o en la industria, cuando abres el grifo sale agua con una garantía sanitaria completa y con unas buenas características organolépticas (de sabor y olor).

El agua que suministra Aigües de Barcelona proviene de la captación que se realiza en las cuencas de los ríos Llobregat, Ter y Besòs. Tras un proceso de potabilización se almacena en depósitos, desde donde pasa a la red de distribución para que llegue con la presión adecuada a cada hogar o empresa.

Una vez utilizada, esta agua residual se va por el desagüe con la calidad disminuida y empieza entonces un proceso de depuración que la devuelve al medio natural en condiciones óptimas. De este modo, más adelante se puede volver a captar y así vuelve a iniciarse un nuevo ciclo que permite preservar las reservas hídricas para que nunca nos falte el agua.