Dudas y preguntas más frecuentes sobre la calidad del agua

  • ¿Cuáles son los agentes que velan por garantizar la calidad del agua de mi grifo?

    Diferentes agentes velan para que el agua de todos los hogares tenga total garantía sanitaria y se pueda consumir con la máxima confianza:

    ·           El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, del Gobierno, que establece la normativa nacional (basada en la legislación europea) para determinar las concentraciones máximas de las sustancias presentes en el agua.

    ·           La La Agencia de Salud Pública del Ayuntamiento de Barcelona, la la Agencia de Salud Pública de Cataluña y el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, que velan por una correcta desinfección del agua y realizan análisis paralelos a las establecidas por Aigües de Barcelona (vigilancia sanitaria).

    ·           El Área Metropolitana de Barcelona y los municipios, que son responsables de asegurar que el agua suministrada sea apta para el consumo en el punto de entrega al consumidor y en locales públicos.

    ·           Aigües de Barcelona, que es la responsable de suministrar agua de la calidad definida por la legislación vigente hasta el punto de entrega al consumidor, además de realizar todos los controles de calidad legalmente establecidos y de informar en caso de que se detecte cualquier anomalía.

    ·           Cada persona consumidora, que tiene la responsabilidad de cuidar el agua potable en su casa, efectuando, por ejemplo, un buen mantenimiento de la instalación interior. 

    plegar
  • ¿Por qué hay que desinfectar el agua?

    El agua se desinfecta para hacerla segura para su consumo. El uso de cloro es más indicado que el de otros desinfectantes, ya que es muy efectivo desde las plantas de tratamiento hasta el grifo, protegiendo el agua a lo largo de todo su recorrido hasta los hogares. Por eso se ha utilizado desde hace muchos años en la industria del agua y se utiliza en la gran mayoría de los países avanzados.

    La desinfección juega un papel muy importante en la protección de la salud pública, ya que elimina bacterias potencialmente peligrosas, permitiendo obtener un agua con total garantía sanitaria. De hecho, el cloro está considerado, junto con la penicilina, como el producto químico que salvó más vidas humanas durante todo el siglo XX.

    plegar
  • ¿Cómo puedo obtener más información sobre el cloro y la desinfección del agua?

    La cloración del agua potable es uno de los avances más significativos en la protección de la salud pública y ha contribuido a prevenir y erradicar numerosas enfermedades.

    El cloro es el desinfectante de agua más utilizado en todo el mundo por su efectividad y fiabilidad a la hora de eliminar todos los microbios nocivos que pueda contener el agua, las tuberías de suministro o los depósitos de almacenamiento.

    • ¿Por qué la cloración es la técnica desinfectante más utilizada en todo el mundo para potabilizar el agua?

    Porque es el método que mejor garantiza la desinfección del agua hasta que llega a los grifos de los consumidores, impidiendo que proliferen microorganismos en los depósitos de almacenamiento y en las tuberías de suministro, y por su inocuidad más que probada en las concentraciones utilizadas. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud lo recomienda como el desinfectante más indicado para el agua.

    • ¿El cloro es perjudicial para la salud?

    La Organización Mundial de la Salud indica que, en las concentraciones establecidas por la legislación, el cloro es totalmente inofensivo para la salud. Las concentraciones máximas de este componente en el agua del grifo recomendadas por esta organización y las establecidas por la legislación vigente garantizan que no supone ningún riesgo para la salud.

    De hecho, la cloración del agua potable es uno de los avances más significativos en la protección de la salud pública, ya que gracias a su elevado poder letal contra las bacterias y otros microorganismos ha contribuido a prevenir y erradicar numerosas enfermedades de transmisión hídrica. La presencia de una dosis correcta de cloro en el agua después de haberla tratado no representa ningún riesgo para la salud y le confiere un efecto de protección contra posibles contaminaciones, aparte de ser un indicador de buena desinfección.

    • ¿Qué cantidad de cloro contiene el agua del grifo?

    Según la normativa estatal vigente (Real Decreto 140/2003) y la transposición de la Directiva Europea 98/83/CE, la concentración de cloro en el agua no debe ser superior a 1 mg/l, si bien este parámetro sólo es considerado como indicador, por lo que el límite no se fija con criterios sanitarios sino organolépticos. Aunque la legislación estatal no establece ningún valor mínimo para el cloro libre, varias comunidades autónomas lo han establecido a través de sus planes de vigilancia. En la mayoría de los casos, este valor es de 0,2 mg/l.

    Teniendo en cuenta que el cloro desaparece en función del tiempo de residencia en el agua y de la temperatura, entre otros factores, su nivel se controla en toda la red de distribución. De esta manera, si durante el recorrido que sigue hasta los hogares de los consumidores, el nivel es inferior al límite indicativo establecido, desde la misma red de distribución se dosifican pequeñas cantidades de cloro para garantizar la calidad sanitaria del agua.

    plegar
  • ¿Por qué puede que mi agua tenga olor o sabor a cloro?

    En algunas ocasiones se puede percibir cierto olor/sabor a cloro en tu agua: normalmente esto sucede después de realizar algún cambio o ajuste en el tratamiento y no representa ningún problema sanitario. Nos esforzamos para mantener los niveles de cloro constantes, pero algunos cambios operacionales inevitables en las plantas de tratamiento o en el sistema de distribución pueden producir este ligero regusto/olor a cloro.

    Sin embargo, el nivel de cloro dosificado a tu agua de consumo es meticulosamente controlado y monitorizado: el agua sale de nuestras plantas con menos de una parte por millón de cloro (1 miligramos por litro), siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

    El agua de consumo tratada con cloro no supone ningún riesgo para la salud; sin embargo, si deseas mejorar su sabor, puedes seguir los consejos sencillos que te explicamos a continuación.

    plegar
  • ¿Cómo puedo mejorar el sabor del agua?

    En Aigües de Barcelona aplicamos técnicas muy avanzadas de tratamiento, como la ósmosis inversa, que permiten obtener un agua con mejor gusto. Sin embargo, si deseas mejorar el sabor y el olor, se recomienda que, apenas salida del grifo, la pongas en una jarra de vidrio abierta, la dejes en reposo durante media hora para que se evapore el cloro y luego la pongas en la nevera. El hecho de enfriarla hace que disminuyan el gusto y el olor a cloro. También se puede añadir unas gotas de zumo de limón, que ayudan a eliminar el cloro. En estos casos, el agua debe considerarse como cualquier otro alimento y consumirse antes de 24 horas.

    plegar
  • ¿Qué es la dureza del agua y qué la determina?

    La dureza del agua viene determinada por su contenido o nivel de compuestos naturales de calcio y magnesio.

    Las aguas con un alto contenido en calcio y magnesio se consideran duras, mientras que las que tienen un contenido bajo se consideran blandas. Esto es función de la geología del terreno de donde proceden. Las aguas duras se encuentran en áreas con geología calcárea o de tipo yesoso; cuando el agua de los recursos circula a través del terreno y de las rocas, incorpora los carbonatos de calcio, y su concentración final determinará la dureza del agua de consumo.

    La dureza del agua no comporta ningún riesgo sanitario, más bien al contrario: el calcio y el magnesio, que caracterizan la dureza del agua, son esenciales para la salud. Incluso hay varios estudios médicos que indican un papel protector del calcio y el magnesio ante ciertas enfermedades como las cardiovasculares.

    plegar
  • ¿Cómo se mide la dureza del agua?

    Existen diferentes clasificaciones de las aguas en función del grado de dureza. Una de las más utilizadas es la escala Merck:

    0-79 mg CaCO3/l                                           Agua muy blanda

    80-149 mg CaCO3/l                                       Agua blanda

    150-329 mg CaCO3/l                                    Agua semidura

    330-549 mg CaCO3/l                                    Agua dura

    Más de 550 mg CaCO3/l                              Agua muy dura

     

    La dureza del agua también se puede expresar en grados franceses (° fH) o en grados alemanes (° dH). La equivalencia entre estas unidades y la dureza expresada en mg/l de carbonato de calcio es la siguiente:

    1 °fH = 10 mg CaCO3/l

    1 °dH = 17,8 mg CaCO3/l

    plegar
  • ¿Cuál es el grado de dureza y la composición mineral del agua de mi casa?

    Las aguas suministradas por Aigües de Barcelona en las diferentes zonas de abastecimiento se pueden calificar generalmente como duras y semiduras, en función de la zona y el momento del año. Puedes consultar la dureza y la composición mineral del agua de tu municipio aquí.

    plegar
  • ¿Tiene algún consejo sobre jarras con filtros o sistemas de tratamiento doméstico de agua?

    El agua del grifo es potable, cumple todos los estándares de calidad establecidos por la legislación nacional e internacional y es estrictamente controlada, por lo que no es necesario comprar ningún dispositivo adicional para tratarla, ya sea de tipo jarra con filtro o de tipo descalcificador/osmotizador. Además, si estos dispositivos no se eligen con cuidado, no se controlan regularmente y no se hace el mantenimiento aconsejado, pueden llegar a comportar riesgos para la salud (contaminación por bacterias, desmineralización excesiva del agua, concentraciones elevadas de sodio, etc.).

    Por tanto, en base a razones sanitarias no hay necesidad de emplear estos dispositivos para el agua de consumo. Si aún así decides utilizarlos por otras razones, hay que seguir siempre las recomendaciones de los fabricantes para la instalación, utilización y mantenimiento del equipo. Por otra parte, el agua tratada por estos dispositivos debe considerarse como un alimento con caducidad (hay que tener en cuenta que normalmente eliminan el cloro y, por tanto, la protección del agua contra infecciones) y conservarla refrigerada. Además, habría que consumirla antes de pasadas 24 horas.

    plegar