El blog de Aigües de Barcelona

Donde podrás estar al día de todas las novedades sobre tu agua

Aigües de Barcelona sigue preservando la biodiversidad mediante el control de especies invasoras y la total eliminación de los fitosanitarios

Desde hace años, la conservación y restauración de los ecosistemas ligados al ciclo del agua son una prioridad para Aigües de Barcelona. La biodiversidad es clave para el mantenimiento de la calidad de las fuentes de agua. Por este motivo, el compromiso de conservación de la biodiversidad se ha incluido en los objetivos de gestión de todas las instalaciones del ciclo integral del agua, especialmente en aquellas que están situadas en la Red Natura 2000 (zonas protegidas o con presencia de especies amenazadas).

 Una de las líneas de acción más desarrollada, en este sentido, es el fomento y preservación de la biodiversidad en nuestras instalaciones, transformándolas en infraestructuras verdes y, por tanto, en infraestructuras multifuncionales que favorecen los servicios que nos ofrece la naturaleza.

La compañía, con el fin de naturalizar las instalaciones del ciclo del agua, ha impulsado algunas actuaciones como la elaboración de diagnósticos y planes de acción de biodiversidad, el uso de especies vegetales autóctonas en la jardinería, la gestión ecológica de las zonas verdes, el favorecimiento de la fauna útil (aquella que nos proporciona servicios) y el control de especies invasoras, entre otros.

Las especies exóticas invasoras son una de las principales causas de pérdida de la biodiversidad en el mundo. Aigües de Barcelona ha centrado sus esfuerzos en el control de la flora exótica invasora en sus instalaciones. Con este objetivo, se ha desarrollado y desplegado el programa STOP Invasores, que incluye una metodología y herramientas propias (una plataforma web y una app móvil), a fin de capacitar al personal de nuestras instalaciones con respecto a cómo identificar estas especies, reportar sus observaciones y llevar a cabo planes de control ad hoc.

Otra de las iniciativas más destacadas ha sido la eliminación total del uso de productos químicos de carácter fitosanitario (herbicidas, insecticidas o plaguicidas, entre otros) en todas las instalaciones, lo que conlleva un cambio en el modelo de la gestión de las zonas verdes. Para difundir esta buena práctica, se han instalado placas informativas en todas las plantas de tratamiento de agua de la compañía. Las placas muestran el compromiso alcanzado de suprimir el uso de fitosanitarios en la gestión de sus espacios verdes, ya que comportan unos niveles de toxicidad elevados, tanto para los animales como para las personas, y son una de las principales causas de la pérdida de insectos polinizadores. Estos productos han sido sustituidos por productos ecológicos no tóxicos y por técnicas alternativas naturales, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Este es uno de los compromisos alcanzados en el marco de la estrategia de la transición ecológica y justa para hacer frente a la emergencia climática. Porque proteger la biodiversidad es un factor clave para preservar la salud del planeta y de las personas y la calidad del agua.