El blog de Aigües de Barcelona

Donde podrás estar al día de todas las novedades sobre tu agua

Cuida tus electrodomésticos cuando el agua es dura

La dureza del agua no conlleva ningún riesgo para la salud, sino todo lo contrario. Pero es cierto que puede provocar algunos inconvenientes, en especial en el funcionamiento de los electrodomésticos que usan agua, como lavavajillas, lavadoras, calderas y cafeteras.

El agua dura genera mucha menos espuma en el lavado a máquina y hay que añadir más jabón para obtener los mismos resultados. En contraposición, se necesita menos agua en el aclarado, ya que el jabón desaparece más fácilmente. En el lavavajillas, pueden aparecer restos blanquecinos en la vajilla, pero con la aplicación de sal en el programa el inconveniente desaparece.

Existen una serie de medidas simples que pueden ayudar a reducir el nivel de deposición de incrustaciones:

  • Reducir la temperatura del agua caliente a 60 °C o menos puede disminuir significativamente el nivel de precipitados e incrustaciones.
  • Seguir las recomendaciones de los fabricantes en todos los aparatos que utilicen agua de consumo (lavavajillas, lavadoras, etc.).
  • En los dispositivos para hacer hervir agua tipo “kettle”, existen unas esponjas de cable de acero inoxidable (“scale collectors”) que permiten reducir la acumulación de incrustaciones.
  • También se pueden instalar dispositivos descalcificadores domésticos cuando la dureza del agua es muy elevada.

Es importante conocer la dureza del agua de tu municipio para poder regular tus electrodomésticos previamente y conseguir así un mejor funcionamiento. En el área metropolitana, la dureza puede variar entre municipios e incluso entre zonas de un mismo municipio.

Puedes consultar la dureza del agua que recibes en tu domicilio.