El blog de Aigües de Barcelona

Donde podrás estar al día de todas las novedades sobre tu agua

Sí, soy defensor/a del medio ambiente

Si la frase “los pequeños cambios son poderosos” te dice algo, es que conoces al Capità Enciam, uno de los personajes más míticos de la televisión que protagonizaba una serie dirigida a los niños y niñas en la que hablaba de hábitos ambientales saludables.

Si la frase “los pequeños cambios son poderosos” te dice algo, es que conoces al Capità Enciam (Capitán Lechuga), uno de los personajes más míticos de la televisión que protagonizaba una serie dirigida a los niños y niñas en la que hablaba de hábitos ambientales saludables, en una época en que aún no se había extendido ni generalizado la preocupación por la acción humana sobre el medio. Sus consejos en pro de la sostenibilidad siguen vigentes y siendo muy necesarios, un cuarto de siglo más tarde.

Cuidar el medio ambiente es una cuestión que nos implica a todos. Justamente por eso, para homenajear a todas aquellas personas, a menudo anónimas, que dedican buena parte de su vida a la concienciación ciudadana y la lucha para preservar el medio ambiente, se estableció el 17 de julio como día del Defensor del Medio Ambiente.

Hoy, todavía hay muchas pequeñas acciones, muchos pequeños gestos que podemos incorporar a nuestro día a día para sumar en la defensa del planeta y contra el cambio climático. Porque cada gota cuenta y todos somos importantes en la defensa del medio ambiente.

¿Contamos contigo en la defensa del medio ambiente? La meteoróloga Mónica Usart te explica qué puedes hacer para ser defensor o defensora del medio ambiente.

 

Movilidad: Evita al máximo el coche de uso privado o comparte vehículo. Muévete en transporte público tanto como puedas y en vehículos no contaminantes como la bicicleta, el patinete o los eléctricos. Coge aviones sólo en caso de necesidad (hay otras formas de viajar y también tecnología que evita las reuniones presenciales).

Energías: Utiliza fuentes renovables para generar calor y electricidad en casa. Toma medidas para aumentar la eficiencia energética (como aislar puertas y ventanas, ajustar la temperatura de la calefacción y del aire acondicionado, tender al aire libre y lavar la ropa a baja temperatura, por ejemplo).

Comunidad/sociedad: Implica a la empresa, la escuela y las comunidades donde te sientes comprometido en la lucha contra el cambio climático y haz campaña de sensibilización allá donde vayas. Interésate por conocer qué dice la ciencia sobre el fenómeno. Protege la biodiversidad y preserva las especies en peligro de extinción. Elige vacaciones y escapadas que sean respetuosas con el medio ambiente.

Las tres erres: Reutiliza al máximo y recicla hasta el último residuo que generes. Apuesta sólo por productos de km 0 y compra a granel para reducir residuos. Exige conocer la huella de carbono de los productos que compres.

Cuidado y ahorro de agua: Utiliza el agua como si fuera un bien preciado, que es precisamente lo que es. Reduce tu consumo de agua, reaprovecha el agua de la lluvia para lavar el coche o regar las plantas, no uses ni una gota de agua para descongelar alimentos ni dejes el grifo abierto cuando te laves las manos o los dientes. Más consejos de ahorro de agua en este link.