El blog de Aigües de Barcelona

Donde podrás estar al día de todas las novedades sobre tu agua

Efectos del cambio climático en Cataluña

Esta semana una DANA ha vuelto a azotar Cataluña y la lluvia y el viento han causado estragos sobre todo en la costa. El cambio climático es una realidad y nuestro territorio sufre sus efectos. Al mismo tiempo, también somos, en parte, responsables de este calentamiento global. La temperatura aumenta a un ritmo de 0,25 °C por década. Un cambio aparentemente insignificante desde el punto de vista cotidiano, pero que ya tiene consecuencias importantes.

La escasez de agua, probablemente, es uno de los principales efectos negativos del cambio climático en Cataluña, ya que buena parte del territorio se encuentra al límite en cuanto a explotación de recursos. Por otra parte, aumentará el nivel del mar, una consecuencia directa del deshielo de los polos y de los glaciares. En Cataluña los expertos han determinado que el nivel del mar sube unos 0,4 centímetros cada diez años. El efecto visible de este fenómeno será la pérdida
de un número importante de playas, cada vez más erosionadas, y la desaparición de buena parte de las zonas bajas costeras debido a las inundaciones.

En cuanto al territorio, este será cada vez más árido. La disminución de las precipitaciones aumentará el riesgo de incendios en el conjunto de la región mediterránea, sobre todo en zonas de alta montaña y, como consecuencia, la fauna y flora también se verán afectadas. Se modificarán los procesos esenciales de muchos organismos y ecosistemas, lo que conllevará que
se encuentren en riesgo de desaparecer totalmente.

Pero aún estamos a tiempo de remediarlo. A pesar de la magnitud de todos estos impactos, dependerá del interés que demostremos la ciudadanía y los gobiernos para mitigarlos y de la capacidad de los países para adaptarse a esta nueva realidad. Pequeños gestos como hacer un uso responsable del agua y de la energía en casa, apostar por medios de transporte sostenibles, reducir el consumo o elegir productos y servicios con un bajo impacto ambiental, ayudan a combatir el cambio climático. La implicación de Aigües de Barcelona en esta lucha contra el cambio climático es total y los resultados son visibles: hemos reducido las emisiones de CO 2 un 42,86 % desde el 2015, hemos fomentado el uso de energías renovables y disponemos de la flota de vehículos eléctricos más grande de Barcelona.

Detener el cambio climático es posible. Hacerlo está en nuestras manos.