El blog de Aigües de Barcelona

Donde podrás estar al día de todas las novedades sobre tu agua

Aprender a trabajar, trabajando

Aigües de Barcelona y la Fundación Agbar colaboran en el proyecto Jove Valor, que ofrece contratos de un año a jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Según datos del Instituto Catalán de Estadística, en Cataluña, la tasa de paro entre los jóvenes entre 16 y 24 años es de casi el 25%. De hecho, a pesar de que el número de parados inscritos a las oficinas de ocupación de Cataluña en septiembre del 2019 fue más bajo que el año pasado, el paro entre los más jóvenes ha sido el único que ha aumentado, en concreto un 2%. Además, a Barcelona, se estima que el 13,2% de personas jóvenes ni estudia ni trabaja, según concluyó un estudio encargado por el Ayuntamiento a la Fundación BCN Formació Professional.

Las cifras de paro juvenil ofrecen poco margen para el optimismo. En muchos casos, nos presentan un perfil de joven que, fuera del sistema educativo y sin opciones de acceso al sistema laboral, puesto que no dispone de experiencia a un trabajo real, es incapaz de salir de un círculo vicioso de difícil solución.

Este es uno de los principales problemas actuales por la juventud más vulnerable. Por suerte, existen iniciativas que tratan de revertir la situación. Una de ellas nace de Fundesplai, la Fundació Catalana de l'Esplai, que a través de su proyecto Joven Valor ofrece un entorno adecuado para la inserción laboral de estos jóvenes y un acompañamiento personalizado en su transición hacia la vida adulta. Puedes ver un video sobre este proyecto haciendo click.

Acompañamiento personalizado

Jove Valor es un programa que se inspira en un exitoso proyecto de la Fundação Pro Cerrado del Brasil, que se desarrolla desde hace 20 años, y que pone en contacto a chicos y chicas en esta situación con empresas acogedoras que les ofrecen un contrato remunerado de un año. La clave del éxito de este programa de inserción es que ofrece un proceso formativo en la entidad social combinado con estancias en una empresa acogedora, donde aprenden a desarrollarse en una cultura organizativa y sus hábitos de trabajo.

Los jóvenes reciben un contrato de trabajo de un año y el acompañamiento personalizado y constante de un tutor o tutora que vela por su buena integración. El Servei d’Ocupació de la Generalitat de Catalunya supervisa todo el procedimiento. De esta forma, las chicas y chicos tienen ante sede una puerta abierta de oportunidad.

Uno de estos chicos es Mohamed Kabouri, quien hace dos años participó en el proyecto de la mano de la Fundación Agbar y Aigües de Barcelona, como empresa acogedora. Después de hacer una primera estancia en el marco del programa en la planta depuradora de aguas residuales del Besòs, el joven ha sido contratado por Aigües de Barcelona. Durante este tiempo, además de su tarea actual a la depuradora, también ha desarrollado trabajos como ayudante de operaciones de suministro de agua a la Dirección de Zona de Barcelona Sur.

Conscientes de la importancia de ofrecer oportunidades laborales a los jóvenes que lo tienen más difícil, actualmente se ha ampliado la colaboración con el proyecto Joven Valor con dos personas más. En Sergio se encuentra apoyando al departamento planificación de proyectos a la Dirección de Zona Llobregat Norte y Steven colabora como ayudante a la depuradora del *Besòs.