El blog de Aigües de Barcelona

Donde podrás estar al día de todas las novedades sobre tu agua

Los drones que patrullan por la red de agua

Se trata de dispositivos dron que ya forman parte del día a día de los equipos operarios que tienen que supervisar la red y que, gracias a estos nuevos compañeros tecnológicos, la supervisan minimizando los riesgos.

Desde hace tiempo, en Aigües de Barcelona contamos con unos trabajadores muy eficientes para hacer tareas delicadas, como inspeccionar determinados espacios de la red del ciclo urbano del agua. Se trata de dispositivos dron que ya forman parte del día a día de los equipos operarios que tienen que supervisar la red y que, gracias a estos nuevos compañeros tecnológicos, la supervisan minimizando los riesgos.

La idea de poder contar con estos dispositivos surgió de un grupo de trabajadores y trabajadoras de Aigües de Barcelona relacionados directamente con trabajos de mantenimiento de la gran red de suministro y alcantarillado que se despliega bajo nuestros pies sin que seamos conscientes, la cual se debe inspeccionar a menudo para conocer su estado.

¿Y cuáles son estas tareas? Básicamente, poder acceder, con el mínimo de riesgos, a espacios confinados de difícil acceso, como el alcantarillado. De este modo, los equipos humanos evitan entrar en los lugares más estrechos y oscuros, donde, además, en muchos casos circula agua en el fondo.

En un primer momento, trataron de usar drones comerciales, pero, al ver que no se adaptaban a las necesidades específicas de este tipo de inspecciones, decidieron hacer prototipos propios, usando impresión 3D, adaptados a las necesidades especiales de las tareas a realizar.

Los profesionales de Aigües de Barcelona han ido adaptando los prototipos hasta obtener unos drones muy fiables que han incrementado la eficiencia y facilidad de estas inspecciones. El uso de la tecnología adecuada incrementa exponencialmente la agilidad en la toma de decisiones a la hora de valorar los diferentes espacios y las necesidades de mantenimiento o reparaciones.

Estos aparatos están diseñados para que no sea un problema el hecho de topar con los obstáculos que se encuentran, sin que pierdan equilibrio o la conexión con quien los está manipulando desde el exterior. Además, pueden meterse en lugares muy estrechos y cerrados, donde el personal operario de Aigües de Barcelona no podría acceder de otro modo.

Queda claro, pues, que el futuro de la gestión del agua no es solo la digitalización en la gestión (como ya comentábamos en un anterior post del blog) o el uso de las últimas tecnologías, sino el espíritu de innovación constante e intraemprendimiento de los equipos para poder dar soluciones a retos muy concretos que requieren mentes brillantes y muy conocedoras de las tareas a realizar.

¡Este es el camino!