El blog d'Aigües de Barcelona

On podràs estar al corrent de totes les novetats de la teva aigua.

Nuevos vecinos en la potabilizadora del Llobregat

Desde este mes de julio, tenemos nuevos vecinos en la planta potabilizadora de Sant Joan Despí. Se trata de cuatro ejemplares jóvenes de cernícalo vulgar, una especie protegida que hemos acogido y que esperamos que elijan este espacio para instalarse

La relación entre las aves rapaces y el ser humano es tan antigua que ya aparecen menciones en textos chinos fechados en el 2000 a. C. Los godos usaban la cetrería e introdujeron esta técnica en Europa. Existen evidencias en un mosaico godo del siglo V encontrado en Grecia. Desde hace tiempo, los halcones se utilizan en entornos urbanos como depredadores de plagas o como especie disuasiva de otras aves que pueden convertirse en un problema en aeropuertos o vertederos.

Ahora, estamos intentando tener en nuestras instalaciones, ya que las aves rapaces aportan muchos beneficios en cuanto a la salud en biodiversidad de un espacio. En concreto, en la planta potabilizadora (ETAP) de Sant Joan Despí acabamos de realizar —con ayuda de varios voluntarios, algunos del programa BiObserva— una experiencia de reintroducción mediante hacking de cuatro halcones cernícalos que estaban en un centro de recuperación de fauna salvaje.

Los ejemplares de cernícalo subadultos llegaron a la ETAP el pasado 11 de julio. Para conseguir que arraiguen en el espacio, las aves estuvieron cinco días en una caja nido y, durante este tiempo, fueron alimentadas manualmente con la técnica del hacking. El hacking sirve para alimentar polluelos de aves que ya pueden comer solos sin que entren en contacto con el ser humano. Las aves reconocen este lugar como una fuente de alimento y volverán para comer. Con esta técnica se reintroducen cada año muchos ejemplares en la naturaleza. El éxito de la experiencia es que los animales progresen, pero en este caso, además, queremos que arraiguen en la ETAP.

Disponer de cernícalos vulgares como vecinos fijos nos ayudaría a controlar la población de otros animales, como ratones, ratas y topos. En la ETAP de Sant Joan Despí, ya hace años que se trabaja en acciones de conservación y potenciación de la biodiversidad en muchos ámbitos y ya empleamos técnicas biológicas de control de plagas. Además, hemos suprimido el uso de fitosanitarios, herbicidas y en general sustancias químicas para gestionar la vegetación o la fauna no deseada, así que estos cernícalos serán una ayuda indispensable para mantener a raya los excesos de poblaciones de roedores.

Además, la ETAP de SJD es una de las instalaciones donde desarrollamos el programa de voluntariado BiObserva, con cuatro voluntarios que monitorizan aves participando en un proyecto de ciencia ciudadana en colaboración con el ICO. Tenemos 15 cajas nido para favorecer la presencia de varias especies. En estos trabajos de recuperación del cernícalo, hemos recibido el apoyo y asesoramiento de la Fundació Plegadís, con la que estamos trabajando además en proyectos conjuntos con la AMB para la mejora del entorno social y paisajístico del río Llobregat.

¡Bienvenidos!