El blog d'Aigües de Barcelona

On podràs estar al corrent de totes les novetats de la teva aigua.

La gestión del agua, punto clave de la 1a Cumbre Catalana de Acción Climática

El pasado viernes 17 de enero, Barcelona acogió la primera cumbre para hacer frente a la emergencia climática. Desde Aigües de Barcelona, participamos en una mesa en la que se habló de innovación y acciones para mitigar el cambio climático.

En este rincón ya hemos dicho en numerosas ocasiones que el agua es uno de los recursos más amenazados por los efectos del cambio climático. Se convertirá en un bien escaso, por lo que nos tenemos que preparar para hacer un uso más eficiente de la gestión del agua en industrias, comercios y particulares. Estamos ya ante un escenario meteorológico cambiante, y cada vez más extremo, pasando de situaciones de sequía a grandes inundaciones en períodos de tiempo más cortos. A los cambios meteorológicos, debemos sumar el aumento demográfico y un crecimiento de la demanda de agua motivado por los cambios en el estilo de vida.

Como expertos en el ciclo integral del agua, participamos en una de las mesas de la cumbre para hablar sobre innovación. Maria Salamero, directora de Comunicación y Sostenibilidad, expuso la necesidad de actuar en tres ámbitos: la concienciación, la mejora en cómo gestionamos el recurso y la contribución directa en la lucha contra los efectos del cambio climático. La innovación y las alianzas con todos los sectores serán las palancas para alcanzar el éxito en cada uno de los tres puntos.

Concienciar y gestionar eficientemente

No nos cansaremos de llevar a cabo programas y campañas para concienciar a la sociedad y generar cambios en las formas de ser y actuar. Pero debemos ser innovadores: los tiempos cambian y las formas de llegar a las nuevas generaciones también. Una iniciativa como The Zone of Hope —la exposición de realidad virtual inmersiva que mostraba los efectos del cambio climático en primera persona en escenarios conocidos— ha recibido 50.000 visitas, un 20% de las cuales han sido alumnos de ESO. Creemos que es el camino: innovación comunicativa y nuevas tecnologías para generar un cambio.

Por otro lado, está la forma en que trabajamos, las tecnologías que aplicamos en la gestión del recurso. Cabe señalar que, en el área metropolitana de Barcelona, tenemos uno de los mejores rendimientos de la red de todo el mundo. Hemos sido capaces de sensorizar y modelizar toda la red y hacer una gestión de ella en tiempo real. Esto nos permite, entre otras cosas, detectar cualquier anomalía, variaciones en la demanda y gestionar la red de la forma más eficiente para evitar perder agua.

Además, gracias a la tecnología, el conocimiento y la colaboración con las administraciones, hemos hecho realidad el agua regenerada. Apostamos firmemente por la reutilización del agua como recurso estructural y sostenible para hacer frente al cambio climático y el aumento de la demanda. La estación de regeneración de agua (ERA) del Baix Llobregat ya nos permite disponer de agua de gran calidad para usos industriales y medioambientales, y nos permite asimismo devolver al río Llobregat agua de gran calidad y cerrar así el ciclo del agua.

Un modelo de empresa sostenible

Finalmente, trabajamos para conseguir una compañía sostenible que contribuya a la lucha contra los efectos del cambio climático. Ya hace tiempo que Aigües de Barcelona se fijó medidas ambiciosas en ámbitos como la reducción de la huella de carbono, que hemos reducido un 40,6% desde 2015. Hemos incorporado energías renovables, compramos energía libre de emisiones y disponemos de un modelo de movilidad sostenible con la mayor flota de vehículos eléctricos de Barcelona.

Pero esto todavía no es suficiente y buscamos alcanzar la neutralidad, uno de nuestros retos para 2030. En materia de descarbonización, compensaremos emisiones y analizaremos proyectos de investigación de captura de CO2. Además, estamos implantando un proyecto para convertir las depuradoras en biofactorías, factorías de recursos como agua, energía, materias primas.

Queda mucho por hacer, ¡pero somos optimistas y estamos convencidos!